google.com, pub-3563312179186723, DIRECT, f08c47fec0942fa0 crossorigin="anonymous">
 

El reguetón ya no es lo que era… y está bien


Hay algunas personas que cuando piensan en reguetón, se refieren a artistas como Daddy Yankee, Don Omar o Wisin y Yandel, y a canciones como “La Gasolina” o “Virtual Diva”.


Suele pasar que asocien el género a solo lo que se generaba en los dosmiles, aquel “reguetón viejito”. Pero, ¿qué hay del reguetón moderno y reciente? ¿Ese no es reguetón?


¿Qué es el reguetón?


El reguetón es un género musical que apareció principalmente en los noventas en Puerto Rico, el cual combinaba influencias del dembow jamaiquino y de otros ritmos latinos. Estas influencias a su vez tenían su origen en el reggae, el rap y el merengue.


Esta fusión musical de estilos se caracterizó por un ritmo específico y constante, mezclas electrónicas minimalistas y letras de “barrio”, lo que creaba la atmósfera perfecta para bailar. El “perreo” es su baile característico, que involucra movimientos sexualizados al ritmo de la percusión.


Al reguetón se le suelen adjudicar letras de carácter sexual, que fueron demonizadas en el pasado por la parte más conservadora de la sociedad, pero esto no es del todo cierto. El reguetón no lo define el contenido de sus letras y, aun así, abundan muchas que tratan de fiesta, amor, denuncia o, incluso, relajación.


El reguetón nuevo



Si les preguntamos a las generaciones más jóvenes, en quién o qué piensan cuando escuchan la palabra “reguetón”, seguramente dirán Bad Bunny, J Balvin o Karol G; o canciones como la Tusa o Callaita. Y nunca faltará que muchos millenials digan que “eso no es reguetón”.


El reguetón actual incorpora elementos del trap (como el uso de sintetizadores, cajas rítmicas y auto-tune), el hip hop, el R&B e incluso el flamenco. Si este género nació como una mezcla ¿por qué nos molesta que siga incorporando géneros musicales nuevos?


Una respuesta a ello podría ser porque se romantiza el pasado. Es un sesgo humano creer que todo lo que provenga del pasado será mejor o más original.


Esta respuesta cultural se puede deber, entre otras cosas, a que a veces nos da miedo incorporar cosas nuevas o experimentar. Algo que define muy bien aquel dicho: mejor viejo por conocido, que nuevo por conocer.


Otra explicación podría ser que asociamos ese pasado con nuestra juventud. De hecho, esto es algo natural entre generaciones. Por ejemplo, es posible que aborrescas tanto lo que le gustaba a tus padres, como lo que le gusta a tu sobrino de 13 años.


Por qué hay que experimentar: el caso de Motomami y de Un verano sin ti


Este año (2022) se estrenaron 2 álbumes: Motomami de la Rosalía y Un verano sin ti, de Bad Bunny. Ambos sirven como ejemplo para demostrar que la experimentación e incorporación de nuevos estilos en el reguetón queda muy bien.


Motomami es el tercer álbum de La Rosalía, a quien muchos conocen por su “renovación” del flamenco. Este álbum representa la experimentación musical hecha disco, ya que cuenta con canciones que unen géneros como reguetón, trap, flamenco e, incluso, blues.





Da gusto poder oír un disco que refresca el género y que muestra todo el espectro de lo que pueden ser ahora los géneros urbanos.


El segundo ejemplo, Un verano sin ti, quinto álbum de Bad Bunny, nos muestra otra cara del reguetón. Las canciones de este disco no son las típicas que uno se imaginaba perrear en la tardeada de la secundaria; muchas de ellas, en contraposición, podrían formar parte de una compilación de música lo-fi.





Un verano sin ti es un disco que se puede disfrutar tranquilamente, pero que a la vez puede ser parte de una fiesta ¿por qué? Porque Bad Bunny incorporó géneros tan extraños al reguetón como el indie pop y la cumbia.


¿Podemos decir que ambos álbumes son reguetón? La respuesta a esto es un sí y un no.

Sí, hay canciones en ambos discos que cuentan con las características del reguetón (su ritmo y cadencia), pero igualmente hay canciones que no entran del todo en el género o que solo lo son parcialmente, como son la balada “Sakura” o la canción/transición “Abcdefg”, ambas pertenecientes al disco Motomami.


En resumen


La música, como la moda y nuestros gustos, está en constante cambio y, a veces, ese cambio implica integrar cosas del pasado con cosas del presente. El reguetón no está exento de ello y como un género que es insignia de la fusión musical, incorporar nuevos ritmos hace que se mantenga vigente… y está bien.


191 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo